ABRIL

17

1852 Concluida la Semana Santa, hoy comienza los Ejercicios anuales con sus familiares, que concluirán el día 26.

1856 Indica a D. Paladio Currius que, de momento, no gaste más, en la granja-escuela de Puerto Príncipe, pues ha tenido muchos gastos en cuidados médicos, y, además, si de Roma le indican que renuncie, necesita dinero para el viaje a la Península.

1859 Celebra de pontifical las funciones de la Semana Santa en la iglesia de Italianos (Madrid).

NUEVA EXPANSIÓN (1922-1934)

EL NOVICIO INSTRUIDO

El paso del tiempo, la publicación del nuevo Código (1917) y el desarrollo del derecho particular  exigía redactar para losnovicios una nueva obra que recogiera el espíritu original y propio del Fundador. Así nació la idea del manual El Novicio Instruido, escrito por el P. Ramón Ribera  en  1931,  obra encargada  por el Gobierno General. La obra tenía abundantes  referencias  a  la  Palabra de  Dios,  al   Corazón   de   María y  a la Congregación. Por supuesto ese documento se sirvió de otras obras similares de Órdenes antiguas e Institutos modernos bien acreditados. El P. Ribera, al final del capítulo preliminar en el que desarrolla una instrucción sobre la Congregación, resalta la importancia de la Definición del misionero, y dice expresamente que el ideal del Misionero se contiene en la Definición que escribió de su puño y letra nuestro santo Padre Fundador y mandó a los Padres primitivos. Hasta entonces el molde en el que se habían formado las generaciones  de  novicios y estudiantes claretianos  había  sido las Prácticas Espirituales del P. Pablo Vallier del año 1888.

FRANCISCO DE ASÍS BORBÓN

Rey consorte (1822-1902)

Aranjuez (Madrid, España). Hijo del infante D. Francisco de Paula y     de la infanta Luisa Carlota. Infante, Duque deCádiz por concesión de Fernando VII. Casado con la Reina Isabel II, su prima carnal, en 1846. Su influjo en la política española fue muy limitado. Separados en 1847 por incompatibilidades matrimoniales, tras diversas alternativas se reconciliaron en 1858. Después de la revolución de septiembre de 1868, se separó definitivamente de la Reina, dedicando el resto de su vida a la lectura y a obras de caridad. Comenta Claret en su Autobiografíaque, después del nacimiento del Príncipe de Asturias en 1857, ambos, el Rey y la Reina, le impusieron la Cruz de Carlos III: Yo no dije ni una palabra, porque estaban juntos los dos, y como entonces el Rey no me inspiraba la confianza que ahora, que también me quiere mucho, me callé la boca. El Rey tenía su propio confesor, el P. Fulgencio.

La astucia apostólica

En todas  las  poblaciones de  que he hecho mención en el capítulo anterior y en otras de que no he hablado, hepredicado diferentes funciones con diferentes nombres. Mas, aunque no se les diese el nombre de Misión, porque las circunstancias de aquellos tiempos no permitían ni siquiera mentar el nombre de Misión, sin embargo, las materiaseran propiamente de misión, con el nombre de Cuaresma, Mes de María, Quincenario del Rosario, Novenario de almas, Octavario del Sacramento,  Septenario de Dolores. Estos eran comúnmente los nombres que dábamos a las funciones, y, aunque el nombre fuera un novenario, si convenía, se alargaban los días que setenía por conveniente (Aut 468).

En cada una de  dichas  poblaciones  se había hecho una o diferentes de estas funciones en uno mismo o en diferentes años, y siempre con grande fruto. En todas partes hubo conversiones comunes, grandes y extraordinarias. Enun principio, todos me venían a oír, unos por buena voluntad, otros por curiosidad, y otros con malísima intención, para ver si me podían coger (Aut 469).

PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL

 

  • ¿Qué caminos de evangelización intentas abrir en el ambiente en el que vives?
  • ¿Cómo encarnas en tu ambiente aquello de “válganse de todos los medios posibles” (cf. CC 48)?

“La autobiografía del P. Fundador se ha considerado siempre en la Congregación, no solo como un testimonio personal, sino sobre todo como un documento pedagógico que, junto con las Constituciones, es el mejor instrumento para discernir y transmitir la identidad carismática del P. Claret” ( Jesús Álvarez).

Pin It on Pinterest

Share This