LA IMPRENTA AGUADO

D. Eusebio Aguado era un famoso impresor de Cámara de la Real Casa cuya imprenta-librería estaba situada en la calle Pontejos 8, muy cerca de la Puerta del Sol de Madrid. De dicha imprenta se escribió en su tiempo: “Una de las imprentas más antiguas, ricas y lujosas de España; tiene además fundición y librería propia; su catálogo es sumamente rico y variado, y sus ediciones limpias, lujosas por lo común y muy correctas y esmeradas. Era impresor titular de la antigua y célebre Universidad de Alcalá, y cuenta cerca de medio siglo de impresor de Cámara. El Sr. Aguado es uno de los que más honran a la bibliografía católica de España, cuyo decano es actualmente. Su imprenta y librería están en la calle de Pontejos, núm. 8, Madrid”[1].

            El P. Claret mantuvo una relación peculiar con los dueños de esta imprenta-librería debido a que, junto con la librería Olamendi, situada en la calle de la Paz 6 y la de Benito Perdiguero en Concepción Jerónima 25, era la preferida por él para la edición y venta de algunos de sus libros, opúsculos y hojas volantes[2] y la compra de otros a juzgar por los ex libris que se conservan. Sobre la calidad de su trabajo escribía hacia 1869 ó 1870: “A mi cuenta han impreso en Madrid los impresores Aguado, padre, hijo y cuñado, todos tres, y otro llamado Rubio, en tres tamaños diferentes: en 4º, en 8º y en 12º; v.gr.; Santa Pulqueria, el P. Talavera, etc. Estampas de muchos tamaños y muchos miles, pues que ponían los moldes más finos y el papel más bueno y en el mismo precio que la Librería”.[3] A este respecto también le escribía a Claret D. Paladio Curríus ya en 1860: “Esta mañana he recibido la suya apreciada de ayer y enterado de su contenido, he pasado a casa Olamendi y a casa de Aguado; y en ninguna parte se encuentran los Ejercicios de Rodríguez en tres tomos…; pero sí los hay (aunque sin encuadernar ) de dos tomos en un volumen, edición de El Católico, muy buena; Olamendi me pide 40 reales y Aguado 38 el ejemplar encuadernado en pasta. Los tiene también de los de Subirana (Barcelona) en 6 tomos, que pueden encuadernarse en 3 volúmenes; Aguado me los da a 30 reales los tres volúmenes encuadernados en pasta. En estos mismos tamaño y precio Aguado me da la Meditaciones de La Puente…”[4].

            Entre los libros del P. Claret que nos consta fueron editados en esta imprenta podemos señalar los siguientes con su año de edición[5]: Devoción del santísimo rosario (1858), Camino Recto (edición de lujo) (1859); Ejercicios Espirituales de San Ignacio explicados (1859); El Colegial o seminarista instruido (1861); Arte de canto eclesiástico para uso de los seminarios (1861); Espejo que a un alma cristiana que aspira a la perfección ofrece… (1861); Origen de la devoción del escapulario azul celeste (1862); Verdadero retrato de los neofilósofos del siglo diez y nueve (1863);  Personal del Colegio del Escorial (1863); La colegiada instruida (1863); Las bibliotecas populares y parroquiales (1864); Constitutiones iuventutis in Seminariis (1864); El seminario o colegio de San Lorenzo del Escorial (1865); Apuntes que para su uso personal y para el régimen de la diócesis…(1865); Compendio o breve explicación de la doctrina cristiana (1865); Catecismo de la Doctrina Cristiana (1865)[6]; Memorias de la Academia de San Miguel (1866).

            Con motivo de esta relación entre el P. Claret y el impresor Aguado, que podríamos llamar profesional o comercial, hubo también cierta correspondencia. En total una carta a D. Antonio Aguado y ocho a su hijo D. Eusebio Aguado, tres de las cuales pueden contemplarse en el Aula Claret de Colmenar Viejo[7]. Pero no quedó dicha relación en puramente comercial, sino que llegó a ser una relación de verdadero trato de conciencia, como podemos ver por la última carta que se conserva del P. Claret a D. Eusebio Aguado el 14 de octubre de 1865: “He recibido la de U. del 12 del presente mes y en contestación al caso de conciencia del que me habla, le debo decir: Que ya puede estar U. tranquilo. Ni tiene U. obligación de hacer más que lo que ha hecho hasta aquí. Así se lo manda su Confesor, Antonio Mª Claret Arzopo.”[8]. Sabemos también que el P. Claret asistió en la hora de la muerte a Dña. Encarnación Castellanos, esposa de D. Eusebio Aguado, de gran raigambre cristiana, y que falleció a los 48 años. En aquella ocasión dijo la misa y le administró el Santo Viático en el Oratorio privado que la familia poseía en la misma calle Pontejos[9].

            También la Madre Sacramento[10] y Sor Patrocinio[11] mantenían correspondencia con este impresor.

            Queremos agradecer desde aquí a D. Eusebio Aguado y señora la amabilidad que tuvieron de regalarnos varias reliquias de nuestro P. Fundador[12], que tan celosamente conservaban en su casa.

Vicente Sanz, CMF


[1] Anónimo, Sociedades y Editores que tienen por objeto la publicación de buenos libros en España: Boletín bibliográfico-católico” (Madrid 1862), pp.5-6.

[2] En estas librerías se podían encontrar todos los libros publicados por la Librería Religiosa.

[3] Escritos Autobiográficos, Madrid 1981, pp. 441-442.

[4] Epistolario Pasivo II, Madrid 1994, pp. 515-516.

[5] Además de los libros editó en ella, según el P. Aguilar, 483.280 ejemplares de hojas volantes (Vida del P. Claret, pg. 211).

[6] De esta obra el Sr. Aguado hizo otra impresión reducida en abril de 1866 y dos de 6.000 cada una en 1867 (Ilmo. Aguilar, Vida de D. Antonio María Claret, pg. 322).

[7] Las que en el Epistolario Claretiano II hacen los números 857, 864 y 1375. Esta fue la última que escribió en España antes de salir al destierro.

[8] EC II, pg. 948.

[9] Hoy se encuentra este Oratorio en casa de los descendientes de la familia Aguado de La Coruña. Ver el artículo citado del P. Esteban Gómez.

[10] En ella se interesa por libros del P. Claret. Museo de Colmenar Viejo.

[11] Ver artículo del P. Esteban Gómez en Crónica de Castilla 1961, pp. 21-24.

[12] Un solideo perteneciente a San Antonio Mª Claret, tres cartas autógrafas suyas, otras tres cartas autógrafas de Jaime Balmes, una carta autógrafa de la Madre Sacramento y una carta autógrafa de Sor Patrocinio. A esto hay que añadir el hermoso diploma de la Academia de San Miguel perteneciente a D. Eusebio Aguado, con la firma autógrafa del Santo.

Pin It on Pinterest

Share This