RESEÑA BIOGRAFICA DEL P. BACH

El 2 de mayo de 1782 nace Pedro como hijo noveno y último del matrimonio Bach-Targarona, en la gran masía “Bach de Collsacabra” situada junto al Km.28 de la carrete­ra de Vic a O1ot, en la altiplanicie del Cabrerés. Fue bautizado en la iglesia románica de Sant Lloreng Dosmunts, que era sufragánea de la parroquia de Pruit. Estudió Gramática y Retórica en los Escolapios de Moiá. Cursa Filosofía en el seminario de Vic (1811-14). En Cervera estudia Dogma obteniendo el grado de Bachiller en 1818. El Ob. Strauch procura que vaya a estudiar en la universidad de Mallorca donde logra el Doctorado en 1819. Es ordenado presbítero en 1821. Permanece unos meses con su familia y luego actúa como Vicario en Sta. Eugenia de Berga y en S. Ju1iel de Vilatorta. Ingresa en el Oratorio el 2 de setiembre de 1824, a los 29 años de edad y tres de sacerdocio. Pasa las probaciones prescritas, y obtiene la admisión definitiva en el Oratorio el 2 Octubre 1827. En estos años salió algunas veces con el Dr. Jaume Soler a misionar por las parroquias de la diócesis enviados por el Ob. Corcuera. 

En julio de 1835 se dio el decreto de disolución de las Ordenes Religiosas. Los PP. del Oratorio de Vic se resistieron y reclamaron legalmente, pues no se consideraban afectados, por eso no quiso ser su Instituto ninguna Orden regular. No fue atendida su reclamación al contrario por haber aprovechado la dilación para sacar fuera de la casa algunos bienes y muebles fueron luego perseguidos judicialmente como usurpadores de bienes nacionales. 

Disuelta la Comunidad, el P. Bach marcha a su familia de Collsacabra hasta fines del 35. -A principios del 36 va a Roma donde permanece hasta mitad del año. A mitad de 1836 regresa a la casa paterna del Bach de Collsacabra, y aquí se está 18 0 20 meses: hasta primeros de 1838. Y de nuevo sale para el destierro en Francia. Se establece en Perpignan y allí permanece hasta final de 1843, con la excepción de cinco meses (septiembre 1840 a febrero sig.) que pasa en Marsella. Al principiar 1844 regresa a España, y vive con su hermana en un piso de la Plaza mayor de Vic. El Oratorio de San Felipe esté cerrado para los PP. y dedicado a escuelas nacionales; en la iglesia hay culto, pero los PP. no tienen entrada. El P. Bach instala su confesonario en la iglesia deis Dolors. Esta situación dura unos dos años. A primeros del 46 el P. Bach puede volver a ejercer su ministerio en San Felipe. En 1851 el P. Bach queda como “P. Antiquior” de los Oratorianos vicenses dispersos. En 3 diciembre de 1852 salió el decreto permitiendo reinstaurar el Oratorio de San Felipe en toda España. Pero la Comunidad de Vic no logra juntarse hasta el 3 diciembre de 1853, y aunque se les cedió la iglesia. no pudieron obtener la devolución de la casa, pues estaba ocupada por escuelas públicas. Tuvieron que comprar la antigua casa “Sala i Sagala”. 

El P. Bach fue elegido PREPOSITO del Oratorio por primera vez el 15 de diciembre de 1853.Reelegído en 1856 y en 1862. 

Falleció el 6 de enero de 1866. 

Nada decimos de su ciencia, virtud, prestigio, cargos, fundaciones, etc. que damos por conocidas, y que no vienen ahora a nuestro propósito. 

Nos interesan las consecuencias de esta reseña en algunos hechos de la Vida del P. Claret. 

EL P. BACH ELEGIDO PARA CONFESOR.

Al llegar Claret a Vic en 1829 para iniciar la carrera seminarística eligió por Confesor al P. Pere Bach, del Oratorio. A la iglesia de San Felipe acudía semanal­ mente a confesarse una o más veces. En esta iglesia recibió los Ordenes menores, y el propio P. Bach firmó testimonio de que allí ejerció el orden del Diaconado. 

Pero hay que advertir algunas inexactitudes que se pueden advertir en la …. ama ríe “Prepósito” del Oratorio. No lo fue como hemos visto hasta diciembre de 1853. Por aquellos años el Prepósito era el P.Ramón Sentmartí, que “fue queridísimo P. Maestro de novicios” para el P. Bach; era el confesor del santo Obispo Corcuera que le tenía plena confianza. 

Esta inexactitud la comete el P. Jacinto Blanch en la Vida Ad­ mirable (inédita), nº.23: “El P. Bach Prepósito del Oratorio de San Felipe Neri fue el director del nuevo seminarista.” 

Se atribuyen al P. Bach cualidades y cargos y obras que so­ lo tuvo o realizó en épocas posteriores a la de Claret seminarista. Se le atribuye un “prestigio” extraordinario, un peso decisivo en toda fundación diocesana. Parece que al aprovechar la ocasión del primer contacto Claret-P. Bach, para realzar la figura excepcional que alcanzó el P. Bach, no se ha tenido en cuenta la cronología y se han acumulado sobre el P. Bach de 34 años toda la ciencia, virtud, y prestigio y actuaciones que fue acumulando a lo largo de la vida. En cambio hay que notar que el P. Bach era “un novato” dentro del Oratorio, con solo dos años de antigüedad. Como ejemplo de otros PP. que le podían hacer sombra con toda justicia, además del antes citado Prepósito P. Sentmartí, podemos recodar al P. Matavera. que en el obispado del gran Corcuera había sido elegido y reelegido como examinador sinodal. 

Adviértase que no negamos ni rebajamos el mérito del P. Bach: so­ lo creemos y decimos que tal mérito y consiguiente prestigio debe­ ría distribuirse a lo largo de sus contactos con el P. Claret: hacer por ejemplo alguna distinción entre la época en que recibe al seminarista y aquella otra en que aconseja al Fundador o al Arzo­ bispo electo. 

Véanse algunas muestras: 

F1 P. Clotet en su Vida Admirable aprovecha la ocasión del encuentro primero entre Claret seminarista y el P. Bach, para presentar la personalidad y vida toda de éste. 

F1 P. Mariano Aguilar que casi copia al P. Clotet, ya comete una confusión de atribuir a aquella época mucho de lo que pertenece a tiempos posteriores: “Instalado de este modo el nuevo seminarista en la antigua Ausonia, su primer cuidado fue buscar un buen director espiritual ..  Afortunadamente en aquel tiempo vivía en Vich un famoso director, a quien por su virtud y prudencia acudían en sus dudas toda clase de personas, y a quien hasta los Pre­lados que por entonces se sucedieron en la diócesis confiaban los más arduos negocios de gobierno. Este era el célebre P. Bach, Prepósito de los sacerdotes de S, Felipe Neri, fundador que fue de un convento de religiosas…. fundador también de la Casa Asilo para los sacerdotes enfermos y del Colegio de los Pobres….varón sabio, prudente y experimen­tado. 

El P. Fernández también nos afirma que el P. Bach era “asiduo y aventajado director”. “Ya se había curtido en las tribulaciones comiendo el pan del destierro en Italia y Francia y comenzaba a sentir las preocupaciones de fundador….” (sigue una enumeración de todas las obras que el P.Bach hizo a lo largo de su vida)… “Claret acudió al religioso oratoriano, atraído primeramente por la fama de que gozaba en la ciudad…” 

La Biografía italiana de Papasogli-Stano, a mi parecer, sigue al P. Fernández y exalta un grado más el desmedido prestigio del P. Bach: Claret “si ragguaglio adestra e a manca e la risposta fu unánime…Era ancora giovane… e tuttavia aveva raggiunti una notorietá sorprendente: l’avvenire gli avrebbe riservato un cammino scelto…. “. 

LA EN TREV IST A DE C O L L S A C A B R A.

Es un hecho que no falta en ninguna Biografía claretiana importante. Mn. Claret, Ecónomo de Sallent arde en deseos de darse a las misiones y de fundar una Congregación de Misioneros: va a consultar al P. Bach en su casa de Col1sacabra, y como el P. Bach le indica que las circunstancias no son favorables para tal proyecto, Mn. Claret se marcha a Roma. El hecho está publicado ya en la primera Biografía claretiana; la del Ob. Aguilar (pag.44), quien además en Apéndice IV publica una carta fechada en Vich 21 Noviembre de 1870, en que N.N. presbítero, condiscípulo de Claret da una noticia tal vez poco sabida: 

“En el verano, no sé si del 39 o del 40, tenía ya el proyecto de la Congregación de Misioneros, que después fundó, pues vino a encontrarme en Torel1o… Después pasó a consultarlo con el P. Bach en Collsacabra y me dijo: Si el P. Bach juzga que aún no es oportuno, me voy a las misiones extranjeras”. No aparece razón para negar la veracidad de un testimonio tan e primitivo y tan circunstanciado dado por una amigo y condiscípulo…… Y, sin embargo, choca de frente contra la cronología de la vida del P. Bach. Este en 1839 y en 1840 no estaba en Col1sacabra, a disposición de Mn. Claret que deseaba consultar­le. Desde los primeros días o meses de 1838 residía en Perpiñan. 

He aquí. pues, un error en que han caído casi todos los Biógrafos Claretianos. La mayoría suponen que Claret va a Collsacabra, recibe un consejo negativo e inmediatamente sale para Roma algunos autores lo dicen expresamente, otros lo dejan entender. 

Quien más quiere precisar la época de la consulta es naturalmente el P. Juan Serra en su DIARI del Ven. P. Claret. No puede fijar día, pero en el mes de julio de 1939, dice que “durant l’estiu” se realizó la visita. 

Creemos que el testimonio de Mn. Lluis Sauquer, autor de la carta copiada por el Ob. Aguilar, debe admitirse como verdadero. Aunque se vuelva un algo sospechoso al leer en Aguilar que no publica su nombre porque en carta posterior le había prohibido que lo diera a conocer no sabemos el motivo. 

El hecho, pues, siendo cierto deberé combinarse con la cronología del P. Bach, y fijarlo para la época en que estuvo ciertamente en Collsacabra. Pudo suceder en los 18 o 20 meses que corren desde el verano de 1836 hasta fin del 37 o principios del 38. Aquel viaje a Olost y permanencia en casa de su hermano José pudiera presentarse como posible solución. 

POSIBLES ENCUENTROS EN FRANCIA. Cuando Mn. Antón Se decide a ir a Roma por la montaña, interviene con su consejo el P. Matavera, oratoriano que residía en el mas Tria de Perafita. Sustituyó al P. Bach, ausente en Perpiñan. 

Por esta ciudad pasa Claret a primeros de Octubre del 39, y más adelante en marzo del 40 cuando regresa a España. Inevitablemente surge la pregunta: ¿se vieron director y di rígido en ocasión tan importante y encontrándose sus caminos? Parece muy posible. Pero nada sabemos. 

Y aquí quiero subrayar la carencia de información existente res­ pecto de las relaciones de Claret con Bach. ¿Conocemos alguna intervención claretiana en las obras y fundaciones del P. Bach? Una excepción, que veo en una nota de la pag.79 del Record Biográfich: entre las firmas de miembros del clero que han respondido a una Circular del P. Bach pidiendo una ayuda pecuniaria de cuatro euros para la construcción de la Casa Asilo de sacerdotes pobres y enfermos de Vic figura esta: “D. Antonio Claret, Pbro. Misionero: ha pagat quatre duros y ho ennfessoln n. Pere Bach”. Pero ¿es concebible que el P. Bach jamás buscase ayuda o consejo para sus empresas en Claret arzobispo o Confesor Real? Se nos di­ ce que recurrió incluso a Balmes para procurar el restablecimiento del Oratorio, en ocasión que aquel moraba en la corte-; y no le faltaron al P. Bach necesidades y ocasiones de pedir socorro o con­ suelo. 

¿Queda en el Epistolario algún rastro de correspondencia epistolar activa o pasiva? Y ¿quién duda de que debió existir? 

Joan Sidera, CMF

Pin It on Pinterest

Share This