FEBRERO

23

 

1853. Llega a Baracoa (Cuba), tras un difícil viaje de dos días, por tierra. Hacía 60 años que ningún obispo visitaba esta ciudad.

1856. Redacta una carta al Papa consultándole sobre si seguir en Cuba o regresar a la Península.

1867. Se entrevista con el ministro Arrazola para agilizar la fundación del convento de M. París en Reus.

PRIMERA EXPANSIÓN (1870-1899)

Creación de Visitadurías

Por la Visitaduría de Guinea pasaron dos nuevos Prefectos Apostólicos que sucedieron al P. Ciriaco Ramírez: primeramente, el P. Pedro Vall-Llovera, que falleció año y medio más tarde debido a una enfermedad gangrenosa. Poco después llegó el P. Armengol Coll, gran misionero, que fue nombrado primer Vicario Apostólico y primer Obispo de la Congregación después del P. Fundador. En el Capítulo de 1895 se crearon las nuevas Visitadurías de América, dependientes de las nuevas Provincias de España: la de México, de Cataluña; y la de Chile, de Castilla. En cuanto a la Visitaduría de América del Sur ya se había fundado en Valparaíso y Curicó (1880), y en Linares (1895). Al frente de la Visitaduría Norteamericana estaba el P. Domingo Solá hasta que fue nombrado el P. Juan Melé. Se fundó en Guanajuato (1895), León (1895), Puebla (1896) y Orizaba (1900), todas en México.

Juan Gil, CMF

Primer Prefecto Apostólico del Chocó (1867-1912)

Navares de Enmedio (Segovia, España). El 28 de abril de 1908 la Santa Sede creaba la Prefectura apostólica del Chocó, en Colombia, encomendada a los Hijos del Corazón de María, y nombraba primer Prefecto al P. Juan Gil. Su gran vocación era la de predicador. En abril de 1894 recibió destino para la comunidad de Almendralejo en donde al año siguiente debió suceder como Superior al P. Inocencio Heredero. Al P. Gil se debe la fundación de la casa-colegio de Jerez. En 1906 fue nombrado Superior de Plasencia. Estando allí, en 1908 recibió el nombramiento como primer Prefecto Apostólico del Chocó. Con ocasión de su visita a Bogotá, el Arzobispo don Bernardo Herrera y Restrepo ofreció a la Congregación el Templo del Voto Nacional. En 1911 se entrevistaba en Medellín con Santa Laura Montoya con la que trabajó en su fundación de las Hermanas de la Presentación. Sufrió y trabajó hasta extenuarse, muriendo a los 45 años de edad y tres de estancia en Colombia.

Biografía

Profetas y centinelas

Lo mismo me sucedía al leer el profeta Ezequiel, singularmente el capítulo III. Con estas palabras: Hijo del hombre, yo te he puesto por centinela a la casa de Israel; y oirás la palabra de mi boca y se la anunciarás de mi parte (v. 18). Si diciendo yo al impío: de cierto morirás; tú no se lo anunciares, ni le hablares para que se aparte de su camino impío y viva; aquel impío morirá en su maldad, mas la sangre de él de tu mano la demandaré (18). Mas si tú apercibieres al impío y él no se convirtiere de su impiedad y de su impío camino, él ciertamente morirá en su maldad, mas tú salvaste tu alma (19) (Aut 119).

PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL

 

  • ¿Te sientes un centinela y un profeta del Señor o un simple funcionario religioso?
  • ¿Qué realidades del mundo y de tus hermanos preocupan e interpelan tu vida misionera?
  • ¿Qué denuncias debemos hacer para ser auténticos profetas?

 

“Todo lo que tenemos que decidir es qué hacer con el tiempo que se nos da”

(Film El Señor de los anillos: la comunidad del anillo).

Pin It on Pinterest

Share This