ENERO

14

1850. Concluidas las curas de la rodilla operada, emprende viaje de Barcelona a Tarragona para entrevistarse con el arzobispo, mientras va preparando su ordenación episcopal. En el camino atiende a los célebres reos de Villafranca. En esos días en Tarragona dibuja su escudo episcopal.

1858. Escribe a D. José Escolá indicándole que lo que pretende la M. Esperanza González Puig es prácticamente lo mismo que tiene fundado la M. Sacramento. Esto supuso un gran disgusto para la M. Esperanza. Sin embargo, apoyada por Claret, acabó fundando las Esclavas del Corazón de María.

CONSTITUCIÓN DEL INSTITUTO (1858-1870)

 

Fundación en Segovia

 

La casa-misión de Gracia no podía satisfacer los anhelos de expansión de la Congregación. El P. Claret quería que hubiera una casa en cada diócesis, y fue él quien inició y encauzó desde Madrid, donde se hallaba como confesor de la Reina, las gestiones de la fundación en Segovia, por petición del obispo Fray Rodrigo Echevarría y Briones. Se estableció en una casa alquilada ejerciendo el culto en la iglesia de San Andrés y se consideró oficialmente fundada el 22 de noviembre de 1861. Más tarde, el 14 de julio de 1862, se trasladó a la iglesia-convento de los alcantarinos: San Gabriel. Así comenzó la expansión fuera de Cataluña, por tierras castellanas. Los primeros destinados a Segovia fueron el P. Clemente Serrat como Superior, el P. Francisco Crusats y el H. José Saladich. Como en Vic y en Gracia, también la tercera comunidad era mixta. Poco después se unieron los PP. Domingo Fábregas, cofundador, Donato Berenguer y Antonio Vilaseca.

Giovanni Simeoni

Nuncio en España y Cardenal (1816-1892)

Paliano (Italia). Cardenal y Secretario de Estado. Comenzó como secretario privado de Gregorio XVI y fue nombrado auditor de la Nunciatura en España y después Secretario de la Congregación de Propaganda Fide. Nuncio en España en 1875. Cardenal y Secretario de Estado de Pio IX. Fue un gran entendido y coleccionista de obras de arte. El trato con el P. Claret fue breve pero intenso. Cuando Claret llegó a la Corte en 1857 se encontró con un grave problema moral y político: la amistad de la Reina Isabel II con el joven militar Puig Moltò. Este tema hubieron de llevarlo conjuntamente Claret y Simeoni, que era Encargado interino de Negocios de la Santa Sede. Claret quería alejarse de la Corte, pero eso suponía un problema para la Santa Sede. Simeoni consideraba las tentativas de Claret como ineficaces. Asistiendo a los Ejercicios Espirituales del P. Claret en la iglesia de Italianos, le aconsejó mantenerse en el puesto, al menos hasta que llegara el nuevo Nuncio Barili.

Formación integral

 

Mis padres y mi maestro no sólo me instruyeron en las verdades que había de creer, sino también en las virtudes que había de practicar. Respecto a mis prójimos, me decían que nunca jamás había de coger ni desear lo ajeno, y, si alguna vez hallaba algo, lo había de devolver a su dueño. Cabalmente un día, al salir de la escuela, al pasar por la calle que iba a mi casa, vi un cuarto en el suelo, lo cogí y pensé de quién podría ser para devolvérselo, y, no viendo a nadie en la calle, pensé si habría caído de algún balcón de la casa de enfrente y subí a la casa… y se lo entregué (Aut 28).

En la obediencia y resignación me impusieron de tal manera que siempre estaba contento con lo que ellos hacían, disponían y me daban, tanto de vestido como de comida…; mi Madre, que siempre me quiso mucho, me decía: – Antonio, ¿te gusta esto?, y yo le decía: – Lo que usted me da siempre me gusta. – Pero siempre hay cosas que gustan más unas que otras. – Las que usted me da me gustan más que todas…” (Aut 29).

PARA LA REFLEXIÓN PERSONAL

 

  • ¿Crees que tu primera educación te ha ofrecido una buena base teórica y práctica sobre la vida?
  • ¿Cómo juzgas tu docilidad durante la infancia y más tarde en la adolescencia?
  • En este momento de tu vida, ¿eres más feliz dando o recibiendo (cf. Hch 20,35)?
  • Dibuja en unas viñetas algunos recuerdos de tu infancia y adolescencia.
  • Escribe las palabras significativas que acompañaron tu formación.

 “¿Qué estamos defendiendo, Sam?”
Sam: “Que hay algo Bueno en este mundo, Mr. Frodo,
y vale la pena luchar por ello”

(Película El Señor de los anillos: Las dos torres).

Pin It on Pinterest

Share This